Hacia la Playa de las Catedrales y más alla . . . o era más acá. . .

      Bueno pues después de haber hecho unas compras en el pueblo de productos típicos y cenar nos dispusimos a dormir la primera noche, que aunque fue un poco ajetreada, por un lado los nervios, y por otro, se ve que un compañero había tenido problemas con el motor de la furgoneta y como hacia frío de vez en cuando encendía el motor para su calefacción, exactamente no sé qué le pasaba puesto que lo vi liado arrancado y parando y al rato ya no estaba, dormimos como un lirón.

      Desayunamos y nos dispusimos a ir hacia la playa de las catedrales teníamos cita el día siguiente y el posterior, porque prevenimos que pudiéramos tardar 3 días en el camino por ser muchos kilómetros en vez de dos, no obstante los hicimos bien, así que desde Puebla de Sanabria, a comer A cofradía de Rinlo, o en el O Portillo, como alternativa, bueno pues dispuesto a comer allí para pernoctar después en la playa de las Catedrales, nos disponemos a marchar. Con los peajes quitados llegamos al lugar un poco más de las 3 de la tarde y nos adentramos en unas casitas, dispuestos a aparcar para comer, en google maps se veía precioso, mucho sitio para aparcar, lo que no se veía por donde nos metió, que cada vez se estrechaba mas la calle y claro ante esto coges y paras y pregunta, el primer lugareño que me contesto me dijo que ni de c… pasaba por ahí la caravana.

      A todo esto te envalentonas y ni corto ni perezoso, te pones a maniobrar marcha atrás, No! No lo creáis! No soy un máquina y menos el segundo día de las vacaciones, pero hay dos opciones o te rajas y ahí te quedas, o te envalentonas, pues eso que te pones a maniobrar, contra lo voy haciendo genial y llega un coche y se te pone detrás y no se mueve, dentro de el una mujer, a ella le daba igual que no entrara, tu ya no sabes si bajarte, matarla o que, menos mal que en esos momentos llego otro pueblerino (dicho esto en tono amable, que he de decir que gente encantadora te encuentras en Galicia por todos lados) y me dice para que das marcha atrás, si por ahí han pasado autocaravanas mucho más grande. Y tu entonces me ca…..chis en la mar, te bajas directamente y miras, creo que quepo, pues hacia delante.

      Armado de valor te dispones a entrar por ese callejón que aunque crees que entras siempre te queda la cosilla de si te quedaras ahí o no, pasas estupendamente, genial, pero de pronto un puente de un solo sentido y 400 personas esperando para comer en el turno de las 4 en la cofradía de Pescadores de Rinlo, cosas que descubrí después cuando intente coger mesa, pero de pronto no sabes si es una procesión o una boda o qué, pero es que te ven llegar y ni se inmutan, tu con coche y caravana y ellos en mitad de la carretera, cuando te ven cerca, tímidamente se van apartando, es que el solecito y un buen vino, te vuelven muy tranquilo, hasta tuve que advertir a una señora mayor por la ventana, para que se subiera a la pequeña acera que había, no sea que le diera sin querer, bueno pues pasas el puente y la muchedumbre, pues de pronto tienes que entrar por otra carretera de un solo carril en dirección al puerto , cuando te dispones a entrar una extranjera de cara y ve que vas tu que te es más difícil maniobrar y solo se le ocurre quedarse quieta, por si le das que la culpa sea tuya, pues paras por si se mueve y no se mueve, entonces decides tirar hacia delante, te subes a la acera, si, a la acera, coche caravana y siguen viniendo coches, menos mal que llega tu mujer y va la pobre arriba a parar para que no bajen mas, pues ya logro subir y aparcar, menos mal que las vistas son preciosas y te diriges a intentar comer en «A Cofradia de Rinlo«, pero por lo visto como ya comente antes tenían todo lleno, era el fin de semana mas fuerte del año para ellos y había que tener reserva, menos mal que me habían aconsejado otro sitio justamente al lado en el «O Portillo«, y entre la hora que llegamos pudieron ponernos en una mesita para tres.

       Pues después de degustar unos manjares pensamos que podíamos dormir ahí mismo pero vimos que solo había siete kilómetros, preguntamos a los del lugar y nos dijeron que por la misma carretera de la playa se llegaba a la playa de las catedrales así que aunque era estrecha, solamente era un carril, nos dispusimos a ir hacia donde teníamos pensado pernoctar.

    Un poco difícil pero llegamos había dos aparcamientos donde vi muchas autocaravanas y caravanas aparcadas, aunque habia expresamente un cartel de prohibición de lo mismo, como yo tenia señas gracias a un grupo de facebook al que pertenezco, La PEKA, de que existía uno un poco mas adelante pues seguí y dormí solo, literalmente solo, a 100 metros de un camping, un 20 de agosto, donde la noche fue tan estrellada que todavía la recuerdo como si estuviera allí, todo ello, gracias a las Perseidas.

     Aqui ya dormí del tirón, sin despertarme, ademas que me desperté tarde tenia que entrar a la playa de las catedrales a las 11, y casi nos levantamos a las 10 menos mal que estábamos a 100 metros de la entrada, como me encontré el aparcamiento ya os lo enseñaré en el siguiente post, por cierto, la guardia civil y policía se pasaban para vigilar la zona un hurra por ellos.

     Nota: en todos los sitios suelo dejar la ubicación por si a alguien le hace falta, esto era un parking no habia servicios.

 

 

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s